Religión

El cuento de Relig y Gión

En un lugar de la galaxia había un planeta llamado “El Servidor”. Este se dedicaba a hacer concursos y premiaba a los planetas según su buen comportamiento basado en leyes justas. El encargado de hacer este concurso se llamaba Siod. Siod era el responsable de administrar los recursos de toda la galaxia y mantener la paz entre planetas. Cuando elegía al planeta ganador, procedía a hacer un concurso entre sus habitantes. El premio era que los ganadores serían tele-transportados a un planeta con condiciones agradables de supervivencia y así tendrían la oportunidad de poblarlo, y ser sus gobernantes.

En esta ocasión hicieron un concurso para poblar el planeta Tierra, porque sus seres más adelantados eran los monos y como estos no tenían implantado el chip de la mente inteligente, no estaban invadiendo una planeta de seres evolucionados. Este lugar tenía características perfectas para ser habitado. Antes de realizar el concurso “El Servidor” se encargaba de preparar un lugar para acoger a los ganadores. A esta zona la llamaba Para-eso.

Los del planeta "El Servidor" realizaron la selección y el planeta ganador, por su buen hacer con sus habitantes, fue el planeta Relig. Relig era un planeta regido por el orden y sus habitantes eran obedientes. Cuando los gobernantes de Relig fueron informados que habían sido los elegidos procedieron a hacer el concurso entre los habitantes más evolucionados. La pareja ganadora fue la conformada por ADN de genero masculino y MITO de género femenino.

Los ganadores de los concursos eran tele-transportados a su destino por medio de una tecnología utilizada en el planeta "El Servidor". Este aparato tenía la forma de una piedra, y necesitaban una en cada planeta para que les sirviera de puerta de entrada y salida.

Cuando el planeta estuvo listo para su llegada, ADN y MITO fueron tele-transportados al Para-eso. Siod les dijo: aquí tienen la tierra prometida, según las bases del concurso.

ADN y MITO se instalaron en la Tierra. A los pocos días se dieron cuenta que sus instintos se habían vuelto más primarios. Sobre todo el de ADN. Al parecer la energía de la Tierra los estaba transformando a un estado más animal. Esta transformación afectó sobre todo a ADN que tenía un desmesurado apetito sexual y quería comportarse como el resto de los animales del planeta. Un día se le apareció la serpiente, y le dijo: Tú eres el dueño del planeta. El amo. No debes dejar que MITO comparta tu poder. Ella es un ser inferior a ti, sólo está para servirte, para que te multipliques con ella como el resto de los animales y todos te sigan como a un rey. MITO no sabía como solucionar el asunto e intentó cambiar su alimentación para ver si así se calmaba. Uno de los alimentos que siempre habían utilizado en su planeta para calmar los apetitos eran las manzanas, así que intentó dársela a ADN, pero él la rechazó diciendo que en ese planeta era un veneno, un veneno original.

ADN y MITO tuvieron dos hijos varones: Karim y Yazbel. Karim tenía ansias de poder igual que su padre y como no quería compartirlo con Yazbel, lo mató. MITO se negó a las exigencias de ADN y no quiso procrear más en esas condiciones.

Los del planeta “El Servidor” habían estado al tanto de la situación y decidieron hacer otro concurso, esta vez entre los habitantes del planeta Gión, que había sido el elegido por su gran capacidad para dirigir a sus habitantes. En su planeta no existían las guerras y se llegaban a acuerdos a través del lenguaje. Gión hizo su concurso, pero como no querían que sucediera lo mismo que con la pareja ganadora anterior, hizo participar a familias enteras, incluyendo a hijos, primas, tíos, etc.

Esta familia ganadora llegó al planeta, y tal y como había pasado con ADN y MITO, su energía se fue transformado hacia un estado más animal. Se multiplicaron entre ellos y se dispersaron porque cada uno quería ser el dueño de su zona. Después de algunos años, de la fusión de los procedentes del planeta Relig y los del planeta Gión nació Badiv.

Badiv, era muy querido por todos, tenía capacidad de mando y habilidades extraordinarias. Era un gran defensor de su pueblo y estratega. Como todos le tenían admiración lo nombraron el rey Badiv.  Badiv, tenía otro tipo de energía, y por esto poseía la capacidad de comunicarse mentalmente con Siod, el encargado de hacer los concursos en el planeta "El Servidor". Un día Siod le dijo Badiv que, como había demostrado tener un nivel de conciencia elevado, le contaría un secreto. Le contó que en el Para-eso existía la piedra tele-transportadora, y que con ella sería capaz de viajar a otro planeta con su permiso. Badiv se sintió honrado por esa información y como se dio cuenta que esa tecnología no podía caer en manos de cualquiera, le cambio el nombre al Para-eso. Le puso de nombre Pelusamén, así sería más difícil encontrar la piedra tele-transportadora.

El sistema de orden de Pelusamén era el Peluísmo. Las leyes del Peluísmo fueron escritas en el libro de la vida por distintos escribanos. En ellos se hablaba mucho sobre Badiv, su familia y su pueblo. Pasaron muchos años y  Badiv murió.

En otra parte del planeta, nació Baram. Este era descendiente de Badiv y había heredado su ADN. Tenía muchas habilidades, sobre todo la de ser un buen líder. Los del planeta "El Servidor", al ver el comportamiento de Baram, y verificar que tenía los mismos dones telepáticos que Badiv le otorgaron permisos especiales para utilizarlos en el planeta Tierra.

En esos tiempos, los hombres que habitaban en el planeta seguían pensando que su poder radicaba en su sexualidad, así que si tenían muchos hijos se sentirían más poderosos. Se unían a la mayor cantidad de mujeres para saciar sus apetitos y para poder tener más descendencia.  Los hombres decían que las mujeres estaban destinadas a servirles y ellas se lo habían creído. Los poderosos querían muchos seguidores y si no los seguían los convertían en esclavos. El planeta estaba regido por la fuerza bruta.

En el planeta "El Servidor" hicieron otros concursos. Y como en el planeta Tierra había espacio suficiente para más seres, enviaron allí a los ganadores. Por un lado estaba Butta, ganador del planeta Buttiland. El tenía otra filosofía con respecto al poder. No se peleaba con nadie para conseguirlo porque lo que quería era encontrarlo dentro de sí mismo. Por este motivo, y porque estaba lejos lo dejaron en paz. En otro lugar del planeta vivía el ganador del planeta Polivarios, este ganador se llamaba Frizna y estaba muy ocupado decidiendo a que deidad le iba a pedir lo que necesitaba, así que tampoco era competencia. Y luego habían otros ganadores, pero como estaban lejos, no tenían importancia.

Como los de Relig y los de Gión habían sido los primeros premiados pensaban que ellos tenían más derecho sobre los demás ganadores. Siod vio que el pueblo de Baram se estaba enviciando, por lo que un día envió a Baram un mensaje con 10 iconos, estos contenían las nuevas leyes para su pueblo. Además le dijo que si lo deseaba podía llevalos a la tierra que había prometido a ADN y a Badiv, o sea a Pelusamén. Baram no sabía nada con respecto a la piedra tele-transportadora, pero había escuchado que en ese lugar había algo especial, y como él era descendiente de Badiv lo quería recuperar.

Cuando Baram comunicó a su pueblo que los llevaría a Pelusamén, el gobernador de Gito, que ya había esclavizado a muchos Peluídos, se enteró de sus intenciones y mando a sus soldados para detenerlos, pero Baram envío un mensaje de ayuda a la nave nodriza de "El Servidor", que era del tamaño de todo el planeta, y estos separaron el mar para que ellos pudieran atravesarlo. Fue así como se salvaron.

Baram y su pueblo estuvieron caminando durante mucho tiempo en busca de Pelusamén. Estaban pasando calamidades y hambre. Siod, al ver que había tanto problema con la tierra prometida a Baram, le dijo que no hacía falta que fueran a Pelusamén, porque el planeta era muy grande y que él prepararía otro lugar especial para que fuera con su pueblo. Pero Baram se negó y dijo que él quería la tierra que le habían prometido, así que prefirió pasar miserias con todo su pueblo antes de rendierse a perderla. Baram quería esa tierra y sólo esa.

Pelusamén era especial para todos. Querían vivir allí porque decían que ese fue el premio inicial, y que si la recuperaban tendrían el poder sobre todos los demás. Al menos eso creían......... Nadie sabía cual era el verdadero poder que tenía Pelusamén. Qué era aquello que había en Pelusamén que no había en otro lugar?

Después de unos años, cuando ya había muerto Baram, Siod conectó su universal-cam con el planeta Tierra y vio que reinaba el caos. No habían derechos humanos, no respetaban a sus mujeres y los habitantes sólo querían poder. Entonces decidió enviar a un representante de los Derechos Humanos intergaláctico. Este fue creado in vitro en el planeta "El Servidor", porque no quería que tuviera el mismo problema energético que tuvo ADN, el primer concursante ganador. Este ser tendría que nacer cerca de Pelusamén y su nombre sería Besús. Besús tendría permisos especiales para utilizarlos en el planeta, y conexión directa con "El Servidor" para poder comunicarse con Siod cuando lo quisiera. Su misión sería la de conseguir elevar el nivel de conciencia de los habitantes de la Tierra, e intentar abrir sus corazones, ya que de momento sólo utilizaban su energía guerrera. Besús haría de conciliador y exigiría a los habitantes del planeta que tuvieran en cuenta los Derechos Humanos.

Desde que nació tenía un plan trazado. Se le entrenó en distintas artes, sobre todo en el de la magia, porque tendría que mostrar a los habitantes de la Tierra que tenía poderes extraordinarios y así lo reconocerían como líder. Logró abrir los corazones de muchas personas y algunos lo llamaban el hijo de Siod. Los Peluídos no aceptaban que el hijo de Siod fuera otro que no fuera Badiv, y aún estaban esperando su regreso. Es por esto que querían eliminar a Besús, por hacerse pasar por el hijo de Siod. Nunca podría serlo, porque el hijo de Siod tenía que ser capaz de separar el mar como Baram y para ellos, este Besús, tenía muy pocos poderes, s ólo era capaz de revivir a los muertos, pero separar el mar, eso sí que era más difícil.

Besús era muy carismático, y evolucionado. Tenía una novia a la que llamaban Marlena. Marlena era de ideas renovadoras y muchas veces inspiraba a Besús.  El la trataba con amor, respeto y admiración. Por esta razón siempre la quería a su lado. La gente del pueblo, incluyendo las mujeres, la despreciaban por ser mujer y porque decían que Marlena utilizaba su magia sobre el poder sexual de los hombres y no querían que tocara a Besús porque pensaban que lo iba a hechizar. A Besús le daba risa todas las supercherías del pueblo. Los veía como a niños, y lamentablemente, no podía explicarles que Marlena era una mujer inspirada y poseía una energía renovadora, porque no lo iban a entender. Sólo podía hablarles según su nivel de entendimiento y según la época en la que vivían.

En esa época los que tenían el poder sobre Pelusamén eran los Ramones. Estos se divertían matando a la gente. Hacían juicios, cada semana, en los que juzgaban a los Peluídos, y de 10 juicios, 9 eran declarados culpables. Estos  eran crucificados o llevados al Kolimeo para que se los comieran los leones. Los Ramones habían escuchado hablar sobre Besús, pero no hacían nada porque lo daban por loco. Además que, aunque tuvieran el poder, no les convenía tener a los Peluídos en su contra. Lo mejor sería hacerles creer que ellos eran los que decidían.

Siod tenía comunicación constante con Besús. Un día le dijo que ya había llegado el momento de su acto final, la cruci-ficción, y para ayudarlo a llevarlo a cabo contrataría a uno de sus más fieles empleados, Sudas. Siod estaba seguro que para elevar el nivel de conciencia de la humanidad, él seguiría sus instrucciones al pie de la letra. Sudas sabía que este trabajo era difícil, y que mucha gente le odiaría durante años, pero aceptó. Era muy buen empleado. Siod le explicó que debía entregar a Besús a los Ramones para su cruci-ficción y también le dijo que ya que Besús tenías poderes para controlar la materia no iba a sufrir.

Sudas entregó a Besús a los Ramones y estos lo crucificaron. Besús, no sintió dolor pero tuvo que fingirlo para que la gente viera que moría por amor a ellos. A Besús no le gustaba mucho esto del teatro, pero tenía que hacerlo por un buen fin, porque sino como iba a conseguir que el pueblo elevara su nivel de conciencia. Ellos necesitaban ver algo dramático. A eso habían estado acostumbrados durante toda su vida. Necesitaban ver una muestra de amor, pero con sacrificio y drama.

Besús estaba en la cruz para salvarlos del pecado original, que era el de no ser capaces de controlar sus instintos animales. Estaba ahí para abrir sus corazones, para elevar su nivel de conciencia, para cambiar su vibración. Cuando estaba finalizando su misión, vino a buscarlo la nave nodriza, que en ese momento era invisible, por encargo de Siod. Besús se desconectó de su cuerpo, que ya no le servía, y se fue en espíritu a la nave espacial. Los familiares de Besús llevaron su cuerpo al sé-pulcro y estuvo unos días en reparación porque lo necesitaría para finalizar su obra con broche de oro. Se aparecería ante el público después de muerto, y así recordarían lo que había hecho para siempre.

Cuando Besús murió, ante su creciente fama, y muchos seguidores, los Ramones decidieron utilizarlo para adquirir más poder, y con la ayuda de Contadino inventaron un nuevo sistema de orden, al que llamaron Besuísmo. El Besuísmo tendría que ser capaz de controlar a los Besuítas y a los Peluídos. Decretaron que el que no se convertía al Besuísmo sería asesinado, entonces a la gente no le quedó más remedio que convertirse. Todos iban a rezar al mismo sitio, y para hacer el Besuísmo más oficial, los Ramones y Contadino se reunieron e inventaron fechas especiales de celebración, escribieron el nuevo libro de la vida, y dijeron que el hijo de Siod al que todos esperaban era Besús y no Badiv como creían los Peluídos.

El Besuísmo se hizo famoso en todo el planeta y aquel que no se convertía a su sistema era sacrificado en su nombre. Los Besuítas, para hacerse más poderosos prohibieron el control de la natalidad. Lo utilizaron como estrategia porque necesitaban que su sistema se hiciera más fuerte y si tenían más Besuitas, tendrían más poder.

Pasaron aproximadamente 200 años. Siod, algunas veces llamado Bucalá, había evolucionado. El no podía estar pendiente sólo del planeta Tierra porque tenía obligaciones para con otros planetas. Un día Siod miró, a través de su universal-cam, para informarse sobre la situación en la Tierra, y se dio cuenta que los poderosos estaban utilizando el libro de la vida, hecho en nombre del Besuísmo, para manipular a la gente. Muchos intentaban seguir el ejemplo de Besús, pero la mayoría sólo quería el poder para controlar a los demás. En vista de las circunstancias decidió enviar a la Tierra a otro maestro, también creado in vitro para que conserve sus poderes al llegar a la Tierra. Cuando nació, le pusieron el nombre de Minona. El tendría la misión de crear una nueva ley de orden, y escribir el nuevo libro de la vida.

Minona vivía en una zona distinta a la de Pelusamén, aunque algunas veces pasaba temporadas en ese lugar.  El era un ser evolucionado y con muy buenas intenciones para los habitantes del planeta. Quería conseguir que todos vivieran en paz. Como sabía que el  Besuísmo y el Peluísmo no habían funcionado, creó un nuevo sistema de orden para que se super-ponga a ambos. A este sistema lo llamó Filán.

Minona era inteligente y además artista. El quería que su sistema fuera el mejor y el único. Para asegurarse que, después de él, no viniera otro dispuesto a cambiar lo que él con tanto esfuerzo había conseguido o dicho, quiso llegar a un acuerdo con el poderoso Bucalá. Para hablar sobre este acuerdo, Minona fue ascendido a la nave nodriza, en la que lo estaban esperando Badiv, Besús, Baram, Butta, Bucalá, Marlena, Zifra y todos los otros sabios evolucionados. Minona les dijo que para poder continuar con su trabajo en la Tierra necesitaría poderes, tal y como habían tenido sus antecesores, porque sino la gente no aceptaría su nuevo libro de la vida como el verdadero. Los que estaban reunidos, que habían visto que Minona tenía buenas intenciones, le dieron permiso para decir: 1. que había absorbido todos los conocimientos de los que estaban presentes en la reunión, 2. que Bucalá le había dictado, directamente, las nuevas leyes para el libro de la vida.

Cuando Minona volvió a la tierra dijo a la gente lo acordado con Bucalá. Además, les mostró el libro de la vida y explicó que ese libro era el verdadero porque reemplazaba a todos los anteriores y a los futuros, y que cualquiera que viniera después de él no tendría ninguna validez. Lo que Minona no tubo en cuenta fue la evolución, ni la suya, ni la de los demás. No pensó que después de él pudieran aparecer seres más evolucionados que, posiblemente, podrían mejorar lo que él había conseguido. Y como no tuvo en cuenta la evolución, la evolución quedó paralizada a esa época..

Minona, era querido por todos. Desde que él tenía el poder los habitantes habían mejorado su calidad de vida. Lo único que le faltaba por hacer era conseguir el poder absoluto sobre los Peluídos y los Besuítas, y así aumentarían los seguidores del Filán. Pensó que la mejor forma de conseguirlo era construir un templo sobre el lugar donde iban a rezar los Peluídos y los Besuítas en Pelusamén (antes el Para-eso). Cuando lo construyó a los Besuítas y Peludíos no les quedó más remedio que ir a rezar bajo el techo de los Filamanes porque ese era un lugar especial para ellos. Fue así como consiguió el poder absoluto.

Llego un día en el que Minona tubo que  volver con Bucalá. Ya había terminado con su misión en el planeta, y además había entregado el libro de la vida, el cual había escrito con sus habilidadades de poeta, a su gente. El único problema era que como había dicho que ese libro permanecería en el tiempo, aunque pasaran miles de años, ya nadie esperaría a un ser más evolucionado.

Por ese tiempo, habían varios libros de la vida circulando por el planeta. Eran libros con leyes escritas en parábolas y poesías. La gente humilde, que era la mayoría, no entendía nada. No sabían nada de poesías, ni de interpretar parábolas, y se preguntaban porqué sus maestros no habían escrito los libros de la vida en una forma clara, para que todos los pudieran entender?  Porqué si eran maestros no escribieron los mensajes de una forma sencilla? Pero como ya estaba escrito, lo único que les quedó por hacer fue intentar interpretarlos a su manera. Cada uno, incluyendo a los poderosos, leían los mensajes como más les convenía y así, en su nombre, se cometieron barbaridades contra la humanidad y contra el valor de los seres humanos. Estos libros paralizaron el calendario de las personas y la evolución espiritual del ser humano se quedó capada durante miles de años.

Mientras tanto en el planeta "El Servidor" tenían mucho trabajo y no se podían hacer cargo del planeta Tierra, así que decidieron dejarlos solos por un tiempo para que vayan a su ritmo normal de evolución. Pero los Peluídos, los Besuítas y los Filamanes no dejaban de pelear por Pelusamén. Todos decían que ese era su premio, el que les había prometido en el planeta "El Servidor". No querían compartirlo, y se mataban los unos a los otros para ser los únicos propietarios. En el fondo sabían que allí había algo especial............., pero no sabían el qué, ni para qué servía. Siod estaba guardando este secreto. Sólo se lo diría a los merecedores de ese conocimiento, a los que sabía que no harían mal uso de ................... la piedra tele-transportadora que estaba enterrada bajo Pelusamén.

Pasaron miles de años, y un día Siod pensó que era el momento de ver como iban las cosas en el planeta Tierra, y se conectó a través de su universal-cam, y se dio cuenta que las cosas no habían mejorado, que seguían sin evolucionar, y que aunque existían personas que habían abierto sus corazones, la mayoría de ellas se seguían moviendo por su energía guerrera. Así que decidió enviar allí, a una docena de trabajadores del planeta "El Servidor", los cuales tendrían permisos especiales de actuación en la Tierra, a distintos lugares del planeta, y les pidió que le preparasen un informe sobre la situación de la Tierra. Estos se quedaron a vivir allí durante un tiempo. Cuando finalizó su estudio volvieron al planeta de Siod y le entregaron su informe. Este decía: Los seres humanos continúan basando su éxito en el poder, generalmente el material y el sexual. Algunos obtienen este poder utilizando las leyes escritas en los libros de la vida antiguos. Como estos libros han sido escritos de una forma poco entendibles para la mayoría, su información es manipulada por los poderosos para conseguir sus propios beneficios, generalmente económicos.

La vanidad espiritual del hombre lo ha hecho rebajar a la mujer a un segundo plano, y por este motivo muchas han sido, y siguen siendo tratadas con desprecio.  A esto hay que añadirle, que la mayoría de mujeres piensan, según lo que dice en los libros antiguos, que han nacido para complacer al hombre, y por lo tanto están dispuestas a hacer lo necesario para conseguir su aceptación. En conclusión en el planeta Tierra aún están viviendo con normas antiguas y obsoletas para el tiempo en el que viven. Esto no les permite elevar su nivel de conciencia.

Siod se quedó pensando................ Se dio cuenta que él y todos los que habían vivido en el planeta Tierra ya habían evolucionado y no pensaban igual que cuando estuvieron viviendo allí. Entonces convocó una reunión en el planeta "El Servidor", al que asistieron Badiv, Besús, Baram, Minona, Butta, Frizna, Marlena y los otros expertos en evolución. Siod les dijo que tenían que llegar a un acuerdo para solucionar el problema de los seres de la Tierra, porque los libros que ellos mismos habían escrito hacía miles de años ahora les estaban perjudicando. Además les contó que había gente poderosa que manipulaban a su antojo la interpretación de estos escritos para controlar a las personas y utilizarlas en su beneficio.

La primera decisión del grupo fue que, para bajar la vanidad espiritual de los hombres de la Tierra, tendrían que enviar a UNA MESIAS, la hija de Siod. Pero esto iba a ser un impacto demasiado grande para los hombres. La intentarían asesinar. Entonces decidieron enviar a una pareja. Los dos con habilidades extraordinarias, y con capacidad para sentir amor y respeto entre ellos y hacia los demás. Estos seres evolucionados serían un ejemplo de comunicación y entendimientos entre ambos sexos, y su misión sería conciliadora y renovadora. Todos estuvieron de acuerdo. Los maestros presentes acordaron que sería buena idea que todos ellos fueran apareciendo en distintas lugares del planeta para anunciar la llegada de la pareja elegida y además para decirle a la gente que la Tierra prometida era todo el planeta, y no sólo una zona, así que no hacía falta pelearse por ella. También decidieron seguir guardando el secreto del tele-transportador, y lo dejaron profundamente enterrado para que no cayera en malas manos.

La pareja de seres evolucionados fueron creados in vitro en el planeta "El Servidor", y enviados a la Tierra. Una vez que llegaron se instalaron e iniciaron su trabajo conciliador. Este fue dando frutos y la mentalidad de las personas fue cambiando poco a poco. Ya no necesitaban regirse por un libro sino por sus mentes unificadas con su corazones. Un día, cuando ya no desearon luchar por el poder, dejaron de existir las guerras, y en ese mismo instante se elevó el nivel de conciencia de todo el planeta. Con ese nivel superior aparecieron mejoras para todos, incluyendo el acceso a los tele-transportadores distribuidos por todo el planeta. Ese día la Tierra  pasó a formar parte de la asociación universal llamada www.comunión.red.

FIN

 

Sandra Calisto