Todos nacemos ganadores

Cuando fecundaste el óvulo de tu madre te convertiste en el ganador de una competencia entre millones de espermatozoides.

Venciste todos los obstáculos porque eras el más fuerte, el más ágil y el más hábil.

Si hubiera llegado otro espermatozoide antes que tú, hubiera sido otra combinación. No hubieras sido tú el que estás viviendo esta experiencia.

Sabiendo que ya eres un ganador, crees que no puedes conseguir tus objetivos?

Tienes las mismas posibilidades que todos los otros ganadores. Eres tan fuerte, ágil y hábil como cualquiera de ellos.

El resto depende de ti!

 

Sandra Calisto
(actualizado en agosto de 2018)